¿Cómo cambiar las reglas del juego informativo con Apple, Google y Facebook? Trabajando juntos, dice la prensa francesa

Cuando se trata de prensa y de manejo de la transición digital, soy fan de Frédéric Filloux y de su mondaynote.com. De este lado del Atlántico, no tiene el renombre de un Jeff Jarvis o Paul Bradshaw, y, aún menos de un Steve Jobs, pero, en mi tierra (Francia), Frédéric Filloux es tal vez el más influyente entre los especialistas del negocio de la prensa en la era digital (y parte del top10 europeo – su bio aquí, y su blog – en inglés-  aquí).

Sus temas de predilección: la monetización de la información en línea y la destrucción del valor de la prensa por parte de los agregadores y content farms.

Entonces, cuando Frédéric Filloux se arriesga a encabezar un nuevo proyecto Internet que asocia a los principales títulos de la prensa cotidiana y semanal francesa, me intereso.

La iniciativa se llama e-Presse Premium. Es un Kiosco digital de prensa, es decir una plataforma de comercialización por y para la prensa francesa en el Internet, en el móvil, y en las tabletas.

El proyecto se ha hecho publico la semana pasada; el sitio estará listo a principios del 2011.

Participan los grandes actores de la prensa cotidiana nacional (L’Équipe, Le Figaro, Libération, Le Parisien, Les Échos) y los tres news magazines lideres (L’Express, Le Point, Le Nouvel Obs) – falta todavía Le Monde, pero tiene vocación a integrar el proyecto rápidamente (el recién cambio de dueños ha sido suficiente labor este año).

Los títulos participantes crearon una sociedad común –es inédito-, dotada de un capital de 100 000 euros, donde cada diario detiene un 15.4%, y cada revista un 7.6%.

Es muy poco dinero, pero los costos serán limitados: buscaran poner en común los desarrollos existentes por parte de cada miembro, y, además, el operador de Telecom Orange (ex France Télécom) ofrece su respaldo y el saber-hacer tecnológico necesario.

Volviendo al proyecto, la idea es de (cito F.Filloux, entrevistado por Le Figaro y L’Expansion):

“ofrecer un ambiente homogéneo en el cual el internauta podrá acceder a todos los títulos de la prensa. Podrá suscribirse a su periódico favorito en línea, comprar artículos de otro diario o revista, y, llegado el momento, tendrá acceso a revistas de prensa temáticas (política, economía, deporte,…) seleccionando los mejores artículos de todos los diarios participantes en el Kiosco.”

Y para atraer una amplia audiencia, además de ofrecer precios más competitivos que las otras plataformas, Filloux tiene muy claro la importancia clave de la interfaz y de la simplicidad:

“Con una misma cuenta, un mismo nombre de usuario y un mismo medio de pago, el internauta tendrá una amplia elección”

“La idea es tener un sistema tan simple como iTunes o Amazon. Queremos crear el “one click shopping” de la prensa.”

La referencia a Apple y Amazon no es inocente, porque el propósito anunciado es de enfrentar Apple, Google, Facebook & amigos en su propio terreno: la taquilla única para los contenidos, a fin de cambiar el equilibrio de fuerzas en la negociación.

Si, si, nada menos.

En la práctica, el sistema de e-Presse Premium es muy similar al de los kioscos digitales de Apple, casi una parodia, excepto que, esa vez, los diarios han definido las reglas:

  • Cada editor puede definir libremente los precios de sus suscripciones y de la venta de artículos a la unidad
  • Cada editor mantiene una relación directa con sus clientes
  • Y, sobre todo, el kiosco funcionara con un margen de distribución “razonable”, del orden de un 10 a 15 por ciento. El editor obtendrá entonces un 85 a 90 por ciento del precio final.

Son tres pilares de la estrategia de Apple que están corregidos a la medida de los editores de prensa:

  • Definición libre de los precios. Apple, en iTunes, y en los appstore iPhone y Ipad impone su grilla única de tarifas a todos los editores (que sean de juegos, de utilitarios, de periódicos, etc.). En el iPad por ejemplo: empieza a 0,79 euros, luego 1,59, luego 2,39 euros hasta 799 euros. Pero, en Francia, en un puesto de periódicos, el precio unitario gira alrededor de 1.10 o 1.20 euros: casi el doble de la tarifa de entrada Apple, pero mucho menos que los 1.59 euros que siguen. Para los editores, elegir un precio optimo se convierte en un rompecabezas. Y Apple se niega a crear una tarifa especifica para el sector.
  • Dominio de la relación cliente. Otra queja de los editores contra iTunes o Google News es, obviamente, la perdida de control sobre la interfaz con el cliente. Además, Apple, siendo el intermediario, conserva todos los datos de los clientes, para monetizarlos luego en publicidad.
  • Márgenes de distribución reducidas. Es el detonador de la iniciativa: con sus tiendas online, Apple impone sus reglas en el reparto del valor a todos los editores: 70% para el editor, 30% para Apple. Un robo, sin duda, para los editores de prensa.

Por supuesto, el objetivo no es competir directamente Apple o Google, y imponerse frente a iTunes, el AppStore o Google News.  Filloux es pragmático y consciente de la imposibilidad de frenar el proceso hacia la dominancia de grandes taquillas.

Pero Filloux apuesta a la capacidad de la prensa tradicional a obtener más que unas migajas del dinero de la información en línea si, y solamente si, los editores logran unirse para tratar con los nuevos conquistadores 2.0.

Así, con e-Presse Premium, la ambición es demostrar a Apple (y a los demás) que la prensa tradicional tiene todavía la capacidad de parasitar, al margen, el negocio y la imagen de los californianos en el terreno de la información, para obligarlos a sentarse a negociar – un poco – con los editores.

Y tienen para lograrlo un buen argumento: los miembros de e-Presse Premium juntan 16 millones visitantes únicos al mes, 785 millones de paginas vistas. No es nada en comparación con Facebook, pero representa un share por encima del 85% en el universo de competencia de la información producida por periodistas.

No creo que Apple o Google tiemblen frente a la iniciativa (lo más probable es que ni siquiera hayan escuchado de ella). Y la realidad es que los editores de prensa dependen cada más de estos grandes actores, los cuales dependen cada vez menos de los editores.

Pero los medios escritos tradicionales juegan aquí buena parte de su futuro. Si se someten hoy en silencio a las reglas que les impone Apple, hipotecan su capacidad a negociar mañana con todos los demás.

Es muy tarde, es un poco desesperado, pero vale la pena intentarlo. Y tal vez la determinación de la prensa francesa permitirá la creación de un “trato especial”, con, por lo menos, una tarifa más adaptada (1 euros por ejemplo), o un reparto más equitativo de los ingresos con Apple, del orden de un 20/80 por ciento.

Por supuesto, si la iniciativa se reduce a un par de periódicos, en un antiguo y lejano país, con un presupuesto inferior al 0.000001% de la facturación de Apple, la probabilidad de éxito es casi nula.

Pero, con otros países integrando el proyecto (en el marco del WAN-IFRA o independientemente), un frente común podría llevar a resultados inesperados.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s